Los teléfonos celulares desde sus inicios hasta la actualidad disponen de si correspondiente batería, en sus inicios los terminales de comunicaciones con tecnología incorporada GSM no disponían de aplicaciones y otras prestaciones adyacentes.

Sacar fotos, grabar audio, reproducir música son algunas de las prestaciones que no ofrecían en sus principios estos aparatos del uso diario. A medida que se fue extendiendo el uso de mercado de la telefonía, los mimos evolucionaron a otros prototipos actuales, luego de esto fueron apareciendo las redes sociales de Internet.

Luego de la salida de las redes sociales y su pleno auge, ayudo a los fabricantes a insertar un punto de encuentro entre prestaciones y funciones que ayudaron a mejorar las prestaciones. Luego de acudir a la demanda aparecieron los primeros sistemas entre los que se encontraron, Simbian y iOS de apple y en su final google con su sistema android.

Los sistemas operativos y sus aplicaciones adyacentes, estas nuevas prestaciones permitieron que los SO involucrados crezcan de manera exponencial ofreciendo de manera diferente y generando valor social en si. En la actualidad gran parte de la población utiliza aplicaciones de uso masivo, con esto se economizan costos adversos, donde los precios de los sms son un referente y motivo mas para migrar al atractivo mundo de la comunicación digital.

Las baterías del año 2005 duraban una semana con carga, en la actualidad simplemente un día como mucho es de esperar. En esto entran en vigor las aplicaciones digitales, en esto es común en los sistemas, en los cuales disponemos de aplicaciones de gestión para los servicios involucrados, para que el sistema corra de manera funcional y brinde prestaciones requeridas a sus usuarios.

En la actualidad existen muchos tipos de aplicaciones, muchas de ellas utilizan de manera adyacente los recursos, servicios en segundo plano y otras prestaciones. Lo recomendable es realizar un seguimiento de las aplicaciones que instalamos y utilizamos a diario, es importante no instalar aplicaciones que no sean indispensables, donde existen muchas aplicaciones, pero debemos considerar que mientras mas software basura instalamos en nuestros smartphones menor tiempo de uso daremos a nuestras terminales de manera fehaciente.

Lo importante esta en verificar el terminal al momento de comprar, buscar consejos, pero si te encuentras en casos donde no es posible remediarlo como los equipos que incorporan Snapdragon 808 y su familia del fracaso, te recomendamos que lo vendas o instales pocas aplicaciones, pues son unicamente para usos simples, donde no se expongan exigencias extendidas.

Los cargadores que utilizan los equipos también son importantes a la hora de realizar el correcto cargado del terminal. Pues el punto importante es prestar especial atención el las prestaciones que ofrezcan los accesorios de carga.

Las baterías empleadas en los teléfonos celulares disponen de capacidades diferentes, estas las cuales se basan en mili Amperios, en estos detalles simétricos debemos tener presente que si los sectores físicos tienen un alto porcentaje de consumo energético, dispondremos menos tiempo de un terminal funcional.

El estrés generado por los altos consumos de los algunos procesadores modernos genera mayor consumo en parte del material empleado, pues las tecnologías empleadas para realizar su fabricación y sus configuraciones internas no están preparadas para trabajar al ritmo que se expusieron. Por esta parte es importante prestar especial atención a los equipos que se deseen adquirir, siempre con previos consejos, donde no siempre lo que brilla es oro, como lo vivió en carne propia el gigante Samsung con su emblemático fracaso del Galaxy note 7.